Carta de un niño a la gente que hace parques

Señores y señoras que hacéis parques:

Soy un niño de 2 años. Hoy he ido al parque y me he puesto muy triste cuando he visto que el tren de madera ya no estaba. En su lugar había un tobogán y unos columpios. No me gustan tanto, porque siempre me tengo que esperar a que estén vacíos, y además mis papás me tienen que ayudar para subir y para usarlos. Antes podía jugar en el tren sin ayuda, porque era bajito por algunos sitios y alto por otros, y yo me subía donde podía y nunca me hacía daño. Además, como era tan grande, también podía jugar con mi hermana mayor y con otros niños sin tener que esperar. Y lo mejor de todo es que podía hacer muchas cosas. A veces trepaba por la pared que tenía cositas enganchadas, otras veces me escondía dentro del tren para que no me encontraran los monstruos, otras veces preparábamos la cena con palos y tierra, otras jugábamos a que éramos Spiderman y nos colgábamos de las cuerdas. Y muchas cosas más. Porque lo que más nos gusta es decidir cómo queremos jugar.

Sé que hacer parques no es fácil. Quizás no tenéis hijos que os expliquen cómo tienen que ser, pero mis amigos y yo sabemos mucho. Si venís a ver cómo jugamos y nos preguntáis, os podremos ayudar. Mis papás me han contado que hay unas personas muy importantes que dicen que las ciudades tienen que tener sitios para que los niños podamos jugar bien, y que los señores y señoras que hacen parques nos tienen que escuchar. Y mis amigos y yo nos hemos puesto tristes porque nadie nos ha preguntado si queríamos cambiar el tren por un tobogán.

Señores y señoras que hacéis parques, los niños y niñas tenemos una misión muy importante: tenemos que jugar mucho y bien, porque nos estamos preparando para cuando seamos mayores. Por favor, tenednos en cuenta, pero de verdad.

Yo no sé escribir, y casi ni sé hablar. Esta carta la ha escrito mi mamá, que me conoce muy bien y ha entendido lo que pensaba cuando ha visto mi cara al llegar hoy al parque.

Nota de la mamá: el parque en cuestión es el del barrio del Clot, en Barcelona.

 

Foto vía Visual Hunt

Autor: maruetta

Hola, soy Maruetta. Bueno, en realidad me llamo Maria, pero mis amigos me llaman Maru. Y como mi hija se parece tanto a mí, pues le pusieron Maruetta, y me encantó. Así que me quedé con el nombre para el blog. Aparte de una niña, que tiene cinco años, también tengo un niño de 3. Por las tardes, después del cole, vamos al parque. Y mientras ellos juegan, los padres y madres compartimos inquietudes, preocupaciones, consejos, libros, recetas y más. Y así, tarde tras tarde, hemos ido creando una pequeña comunidad. Entonces pensé que seguramente en otros parques hay otros padres y madres con inquietudes similares a las nuestras, y se me ocurrió que sería fantástico poder compartir todo esto con vosotros, porque seguro que tenemos mucho en común. O no, pero está bien conocer otras opiniones. Así que creé este pedacito de parque particular, para seguir hablando con quien quiera pasarse sobre temas relacionados básicamente con la crianza de los hijos. Además de madre y “bloguera” ;)), soy profesora de inglés y francés en un instituto de Barcelona.

2 opiniones en “Carta de un niño a la gente que hace parques”

  1. Querido niño dile a tu mamá que hay muchas mamás preocupadas por este tema y que desde la Asociación de familias del cole (Afa) hablaremos con los que hacen los parques y se lo explicaremos. Si hacemos muuuuucho ruido es posible que nos escuchen.

  2. Que triste realidad, si donde mejor se lo pasan es en la arena, con 4 piedras y un palo son los reyes del mambo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *